Probablemente la gente no me crea cuando escribo estas líneas. Lo cierto es que el ritmo es tan acelerado por aquí que no he podido dedicar mucho tiempo diario a ello, pero cuando decía que todo mal comienzo tiene que tener un buen final, ni en el mejor de mis sueños pensaba en este final.

El caso es que cuando escribía el final del otro post que se publicará junto a este no imaginaba que nuestra odisea finalizaría como lo hizo:

Siete horas en el aeropuerto de Heathrow, 12 más de un avión que ya llevaba 3 horas de retraso, sobrevuelo de San Francisco para aterrizar….¡Y a partir de ahí todo cambio! El control de aduana se realizó en seguida, las maletas no solo no se perdieron sino que aparecieron casi las primeras y nada mas salir pudimos coger un taxi hasta el hotel. Todo lo que hasta ese momento se había ralentizado ahora era rapidez.

Llegamos al hotel, nos registramos en apenas 15 minutos y nada mas subir, nos llama Roberto Domínguez de Comalatech para decirnos que están en la fiesta de Experts, pero que no hay mucha animación. El caso es que nosotros queremos ir y nos dirigimos allí, curiosamente al lado de un sitio que conocimos dos años atrás casi por casualidad.

Entramos y Gorka Puente, también de Comalatech, nos dice que vayamos rápidamente al fondo de la sala, dónde estaba el escenario. Nosotros pensando que estaba ahí Vlad Cavalcanti y la gente de nuestro equipo de DEISER, llegamos….justo en ese momento, Jay el presidente de Atlassian está comenzando a hablar sobre los Premios Atlassian Presidents Awards antesala de los premios a los Partners de más ventas en el mundo….

Y de repente, justo cuando comienza a hablar del Premio Think Different que recompensa la creatividad y la manera de abordar las cosas se oye…’Goes to…… ¡DEISER!

A partir de ese momento la locura. Daniel y yo nos abrazamos eufóricos, Carlos y Álvaro subieron con nosotros a recibir el premio y todos en una nube, donde además yo personalmente me resarcía de una celebración de cumpleaños algo gris con tanto jaleo.

Un premio para nuestro Atlassian Enterprise Day, para nuestra manera de organizar eventos y realizar el marketing Atlassian. Y un premio que además tiene un premio adicional. Poder estar una semana en Sidney con todo el equipo de Atlassian y aprender mucho más de toda la compañía. En nuestro caso un sueño cumplido.

Y como decía el título de mi post que no se publicó a tiempo, un gran final. Un tremendo colofón a nuestro 4 años de presencia en el Summit de Atlassian.

Dentro de todo el conjunto de personas que vienen a la mente y exceptuando a la gente de DEISER y la más cercana en el día a día, tengo dos nombres importantes a los que dar las gracias: El primero Francoise Dusurget, fundador de Valiantys que fue el primero que nos nominó en la categoría y que abrió el camino para conseguir el premio. El segundo, sobre todo, Vlad Cavalcanti, nuestro Expert Manager de Atlassian que nos ha apoyado y que ha permitido darnos la confianza necesaria.

Y por supuesto a todo el equipazo de DEISER, con mención especial a la inagotable creatividad e ideas a la hora de plasmar nuestros eventos, nuestras ideas, nuestros productos y nuestros servicios, de Daniel Luengo, uno de mis socios y compañero de fatigas en el trabajo durante los últimos 20 años.

Estamos deseando que pasen las semanas para poder contaros nuestra semana en Sidney, compartiendo jornada con la gente de Atlassian y con toda la Armada Española que está allí. Prepararos que tenemos que organizar una fiesta para celebrarlo.